Diferencias entre un casino online y uno físico

0Shares

La tendencia a jugar cada vez más en un sitio de juegos de casino online es imparable. Y esta es una realidad que los casinos físicos (llamados land based en inglés) tienen que asumir.

Poco a poco, todas las empresas y negocios van migrando hacia el mundo de las plataformas web y al mercado de los dispositivos móviles. Y si bien es cierto que las casas de juegos de azar han comenzado a mudarse a las plataformas digitales desde hace ya casi dos décadas, es en la actualidad que el furor por los juegos en línea está alcanzando sus máximos históricos

En realidad, allá por el año 1994 comenzaron a aparecer los gérmenes de los juegos de casino, pero tenían la dificultad de que debían de ser almacenados en un dispositivo externo. Gracias al avance de la tecnología, a la difusión de Internet por el mundo y a la cada vez mayor velocidad de transferencia de datos, hoy aquí y en el resto del mundo, los juegos online de todo tipo son una realidad imparable.

El aumento de la popularidad de los casinos online se debe a que los jugadores se sienten cada vez más confiados en los sistemas informáticos, y las transacciones electrónicas les brindan una seguridad incluso mayor que en el mundo físico. Si quieres averiguar más sobre la historia de los casinos físicos y en línea puedes hacerlo rápidamente buscando en Google.

casino online

Diferencias entre los casinos online y los casinos físicos

  • Los casinos en línea poseen, obviamente, un más fácil acceso. Puedes apostar y jugar cuando quieras y desde donde quieras.
  • La velocidad de los juegos es sustancialmente mayor: no es necesario esperar las acciones de los otros jugadores ni depender de la habilidad de dealer o de quien se ocupe de las máquinas. Jugar lleva el tiempo de hacer un click y aunque parezca ideal, también puede constituirse en un arma de doble filo.
  • En un casino real tienes más tiempo para pensar, puesto que se gana o se pierde dinero a una velocidad menor.
  • Los casinos online cuentan, generalmente, con un servicio de ayuda a través de mensajes internos o de Whatsapp.
  • Un jugador de un salón físico ha de llevar consigo sus fichas en todo momento, con el riesgo que esto implica. En cambio, en una sala de juegos online puedes usar dinero electrónico, ya sea que se trate de tarjetas de crédito, débito, PayPal, criptomonedas, etc. La moneda permitida dependerá de cada país.
  • En los casinos en línea nunca tendrás que esperar, pues jamás te faltará una silla para jugar donde lo desees.
  • Las bonificaciones y beneficios adicionales por depósitos que tienen el objetivo de atraer más clientes, no existen en los casinos físicos. Esto aporta una gran ventaja a la hora de poder jugar con dinero adicional. Si bien es cierto que has de leerte siempre muy bien la letra pequeña, porque suelen parecer ofertas muy atractivas que en la realidad no lo son tanto.

Y finalmente, en común tienen que las ganancias o pérdidas no dependen de la casa de juegos ni del portal web; sino que, por ejemplo, en las máquina tragamonedas, las dependen de la tasa de retención y en el blackJack o en el póker la inteligencia del jugador juega un papel fundamental.

¿Desaparecerán los casinos físicos?

Es bastante improbable que así sea, al menos a medio plazo, ya que el turismo y la magia que estos sitios poseen no son fácilmente reemplazables por los casinos online. No obstante, no descartamos que en el futuro sea posible conseguir una simulación sensorial perfecta que nos ofrezca el mismo glamour que tienen los casinos de ciudades como Ibiza o Las Vegas.

Por otra parte, hay muchos tipos de jugadores y siempre existirá una gran cantidad que son fieles a los casinos físicos. De hecho, son estos los principales asistentes a los casinos en línea. 

Y tú, ¿qué tipo de casino prefieres? ¡Déjanos tus puntos de vista en los comentarios!

Marcar el enlace permanente.

¡Déjanos tus comentarios!