Información adicional

PostHeaderIconUbicación de cada jugador en la mesa

Es habitual sortear el lugar que cada jugador ocupará alrededor de la mesa, y también hacer nuevos sorteos transcurrido un determinado tiempo (por ejemplo, dos horas) para evitar suspicacias. Una forma de realizar el sorteo es sacando tantas cartas correlativas del mazo como cantidad de jugadores haya. Se barajan y reparten las cartas sobre la mesa poniéndolas una delante de cada sitio. Se vuelven a tomar cartas duplicadas del mazo, se barajan y entregan a cada uno de los jugadores que se sentarán de acuerdo a donde esté ubicada la carta de igual valor previamente repartida sobre la mesa.

PostHeaderIconJugadores nuevos

Si un nuevo jugador ocupase un puesto vacante, deberá comenzar con un resto igual a la media de los restos de los demás jugadores.

PostHeaderIconLa Banca

Puede elegirse a uno de los jugadores para que haga de banquero. El banquero será el encargado de ir anotando los cambios de fichas o restos que va tomando cada jugador.

PostHeaderIconEnvites

El envite es la cantidad que se apuesta y se coloca en el centro de la mesa. El juego del poker se basa en apuestas, estas apuestas se efectúan en base a que la propia jugada es superior en valor a las del resto de competidores. Así es que las apuestas se hacen mediante envites, envites que los otros jugadores deben igualar o superar.
Los límites mínimos y máximos de la cantidad que se pueda envidar, se establecen en un todo de acuerdo al inicio del juego.

PostHeaderIconPara evitar suspicacias

Cualquier jugador puede exigir que se barajen y den las cartas nuevamente en los casos siguientes:

  • Si se diesen cartas de menos o de más a algún jugador y éste hubiera mirado alguna de sus cartas antes de reclamar, dicho jugador debe retirarse del juego, perdiendo todo lo que hubiere envidado hasta ese momento. Si antes de mirar sus cartas reclama que tiene menos de 5, puede completar su juego con las del mazo, y si reclama que tiene más de 5, puede pedir al repartidor que le retire una de las cartas. Esta carta vuelve a ser colocada bajo el mazo de cartas sin ser vista. Si un jugador tiene 6 cartas y otro 4, se puede solicitar al que las dio que entregue una de las 6 cartas al jugador que sólo tiene 4, con la condición de hacerlo antes de haber mirado las cartas o antes de haber hecho un envite.
  • Si se detecta que el mazo no fue cortado.
  • Si se voltea y descubre una carta al cortar.
  • Si alguna carta queda al descubierto en el mazo antes de comenzar los envites.
  • Si se advierte que la baraja tiene defectos o marcas.
  • Si un jugador reparte fuera de su turno, advirtiéndolo antes de terminar de dar. Si terminara de dar antes de notarse esta irregularidad, el juego sería válido.
  • Si al repartir las cartas se descubren dos. Si se descubre una sola carta, el jugador a quien iba destinada deberá aceptarla.

En la mayoría de los casos si las irregularidades han sido advertidas antes de que los jugadores miren sus cartas, para evitar suspicacias es recomendable recogerlas y volver a repartir.

PostHeaderIconResto

Se denomina Resto a la cantidad de la que dispone cada jugador para el juego. Cada uno de los jugadores coloca el resto frente a sí. El valor del resto deberá ser acordado antes de iniciarse el juego por todos los jugadores.

Al inicio de la partida cada jugador debe comenzar con el mismo resto para apostar.
Al ganar o perder, el resto aumentará o se reducirá de acuerdo con las ganancias y pérdidas del jugador, pero nunca deberá retirar parte alguna hasta el final de la partida o hasta que deje de jugar. El resto se puede reponer, pero no por una cantidad inferior a lo establecido al principio de la partida, ni por una cantidad superior a la del jugador que más tenga.

Después de comenzar la partida ningún jugador podrá retirar cantidad alguna de su resto, ni podrá retirarse ganando antes de la hora fijada para terminar la partida, pudiéndose retirar del juego solamente si perdiese más de un resto. Los nuevos restos sólo se podrán pedir entre juego y juego, y siempre antes de haber visto las cartas.

PostHeaderIconLa mano del muerto

La Mano del Muerto es una jugada de póquer que se considera da “mala suerte”. Se trata de una doble pareja formada por Ases y ochos.

El origen de esta consideración se remonta al año 1876, en un saloon de Deadwood Gulch. Allí se encontraba jugando al póquer James Butler Hickock, más conocido como Wild Bill. De pronto un delincuente conocido como Jack “Crooked Nose” McCall se deslizó trás él y le pegó un tiro en la nuca.

Wild Bill cayó silenciosamente al suelo sin soltar las cartas… éstas eran una doble pareja de Ases y ochos. Desde aquel momento esta jugada se conoce como “La Mano del Muerto”.

¡Déjanos tus comentarios!