All-in


Jugar con el resto.

Sucede cuando el jugador no tiene fichas suficientes para cubrir el importe de la apuesta completa, por lo que decide apostar todo lo que le queda en el bote. Cuando está jugando en medio de una mano no puede añadir más dinero de su bolsillo si se queda sin fichas.

Una vez que el jugador entra en All-in, si las apuestas continúan, se crea un bote adicional o “side pot” en el que este jugador no participa (se dice entonces que el jugador “va restado”). El jugador lucha entonces por el bote en una cantidad proporcional a lo que ha aportado.

Otra forma de quedarse en “All in” es cuando el ordenador del jugador se desconecta repentinamente de la red o cuando no juega a tiempo. En este caso sigue participando del bote con lo que tuviese apostado hasta ese momento. Como forma de evitar que el All in se haga de forma malintencionada, las salas de poker de Internet suelen limitar por cada jugador el número de All-in por desconexión.

 

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios